martes, 27 de enero de 2015

El invicto



Me envidiarán tantos hombres...

Soy el elegido. De entre numerosos guerreros, yo, seré quién despose a la reina de las amazonas "Mantisas".

Tras recorrer las salvajes tierras del noroeste, habitadas por los sanguinarios "Tur", gigantescos seres que armados con mazas destrozan a sus víctimas y las devoran incluso antes de morir; y por los "Tigres Duláh", unas fieras veloces como el viento y con un perpetuo hambre insaciable, conseguí llegar al "Valle de las Puntas de Lanza". Los riscos de sus acantilados son tan afilados que cortan la carne limpiamente. Descendí hasta el "Bosque Negro". Allí tuve que sortear a ladrones, asesinos, hechiceras y todo tipo de peligros, hasta llegar a la región del "Río Mantisas" donde casi perezco arrastrado por la fuerte corriente al cruzar a la orilla opuesta.

Por fin, tras combatir a muerte contra todos los aspirantes y quedar invicto, he conseguido mi sueño. Esta noche, en la ceremonia, fecundaré a la reina; después al resto de las amazonas, asegurando así una descendencia fuerte y sana.

Luego, seré la cena de boda, para que todas se alimenten de la fortaleza de mi alma y  mi cuerpo.

11 comentarios:

  1. Buenísimo final. Mantis Style! Me gusta muchímo. También porque es fantàstico. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado el relato, Miguel Angel. El final es la pera.

    Mil gracias por ponerme en la barrita de la derecha. Echaré un vistazo al resto de blog, algunos no los conozco.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Eeeeey te he calado en el primer "Mantisas" de cómo iba a acabar la historia (por asimilación a la fascinante mantis religiosa). Aún así, he disfrutado de tu magnífica prosa y de un relato impoluto como siempre!
    Un saludo, Miguel!!

    ResponderEliminar
  4. Muy buen micro, Miguel Ángel. Toda una travesía en pocas palabras.
    Excelente tu prosa, amigo.

    ResponderEliminar
  5. Bueno, después de semejante faena cual semental, creo que ni sentirá cuando lo conviertan en cena, jejeje... Excelente, mi estimado Miguel, me gustó ese final.Y gracias miles por agregarme a tus recomendaciones, un privilegio para mi. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  6. Jo, y yo que le auguraba una larga y placentera vida como "el elegido". Está claro que en tus relatos hay que estar preparado para cualquier contingencia ;)

    Muy bueno el relato, me encantó el tono solemne con que describes su recorrido y sus victorias y el convencimiento con que acepta su destino final. Genial!!

    Un abrazo grande y mil gracias por estar entre tus blogs recomendados. Es un lujazo para mí!!

    ResponderEliminar
  7. Fantástico, Miguel Ángel. En un tono épico-erótico, nos pones a los hombres en la tesitura de pensar que haríamos en el caso de tu héroe. Ser como Odín, el padre de todos, sin llegar a tener que cambiar nigún pañal, o buscar el monasterio más alejado para dedicarnos a la vida contemplativa. Un honor que me tengas en consideración al citar mis escritos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. La carne es el alimento del cuerpo y el iluso es el alimento del alma. Hay gente que va al matadero orgulloso de sus proezas. Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Jejejeje, lo bueno es que mueres feliz Miguel, te has dado un festín inigualable. Me encantó tu micro.
    Abrazos!!

    ResponderEliminar
  10. Bueno, bueno, directo al matadero pero con orgullo y alegría, no podía ser de otra manera en la cultura amazónica...Siempre me sorprendes, Miguel Angel, pero esta vez te has superado en ingenio. ¡Me ha encantado!! ¡Enhorabuena por este micro-relato!
    Un abrazote

    ResponderEliminar
  11. ¡Buah! Lo primero que se me ha escapado de la boca al terminar de leerte, ha sido un "¡Joder!" y luego lo he vuelo a releer... ^^
    ¡¡Solo te voy a decir que me ha resutado super chulo!!
    ¡Besis! ;)

    ResponderEliminar