viernes, 30 de enero de 2015

Tu cercanía



Creo que mi amor se desata hambriento al llegarme el aroma de tus manjares. Y que soy una bestia imparable sobre ti, presa mía. Te devoro con mi lengua obscena hasta las migajas de la piel. Mis ganas te acarician, te pellizcan, te golpean delicadas y descubren tus rincones; los conquistan. Empapado mi olfato de tu miel, tengo que morder: Clavo mi colmillo húmedo en tu suculenta carne y saboreo el fluido delicioso de tu sangre erótica convirtiéndome en tu presa indefensa que devoras extrayendo hasta la última gota de mi rabia espasmódicamente. Caemos rendidos, aliento con aliento, gemido con gemido, a disfrutar del sueño compañero de la satisfacción desbocada y repleta.

10 comentarios:

  1. Aishh!siempre tú tan tan tan...me dejaste sin que decir XD...me gusto mucho!sin mas que decir y mucho por sentir!besos.

    ResponderEliminar
  2. ¡¡¡¡Ohhh!!! Erótico. Molan los mordisquitos :) Abrazo

    ResponderEliminar
  3. El sexo se impone, nos rodea y conquista. Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Bestialidad de erotismo, elegancia y buen gusto para describir eso que llaman hacer el amor. Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. ¡Vírgen del economato, Miguel Ángel!. No dejas mucho espacio para la imaginación. Un micro erótico, eléctrico, frenético. Colosal, amigo

    ResponderEliminar
  6. Hola Miguel, erotismo superlativo, dos platos suculentos que se devoran uno a otro. Muy bueno :)
    Abrazo!!

    ResponderEliminar
  7. Deseo poéticamente salvaje, compartido, que lejos de herir cura.

    Siempre he odiado las obviedades, por eso mismo me gusta tanto este micro :)

    Un abrazo y feliz velada de sábado!!

    ResponderEliminar
  8. Un micro muy intenso. Excelente tu prosa, como siempre.
    Abrazo, Migue!

    ResponderEliminar
  9. Un relato intenso donde depredador y presa intercambian y son uno, un erotismo exquisito corre en estas letras, mi estimado Miguel. Excelente! Un abrazo!

    ResponderEliminar