domingo, 1 de febrero de 2015

Deseo de verano



El primer contacto fue tan frío que quedé impactado, pero aún más se asió a mi mente la idea de hacerla mía. Quizá por el veraniego sol que calentaba mi cabeza, mis ideas. O tal vez el que ardía era yo, como una hoguera en un bidón.
Me costó que se abriera, tan fría e inaccesible, tan cerrada solo hacía que aumentar, multiplicar mi deseo. Y solos en el parque y bajo un abrasivo sol de agosto, la agarré con fuerza, la acerque hacia mí. -¡Ven conmigo, rubia!- Pensaba, mientras inevitablemente pegaba mis labios a su boca... y le di un largo, muy largo, muy muy largo trago, la sentí bajando tan fría por mi garganta y refrescando todo mi cuerpo, ... que me bebí la litrona casi entera, ¡Ahhhhhhh!

15 comentarios:

  1. ¡¡Oh!! ¡¡Síiiiiiiii!! ¡¡Esa sensación es inconfundible!! ;)
    Yo soy más de Negra, pero... ¡¡A la Rubia tampoco le digo que no!!
    ¡¡Besis!! ^^

    ResponderEliminar
  2. XD, ¡qué sería de esas noches de verano sin esa rubia! Soy más de tostada o negra pero igual adoro a todas por igual. Buenísimo!! Abrazo

    ResponderEliminar
  3. Jajaja Y tan fresquita, ¿eh? ¡Muy bueno! :D
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Muy buena cómo intentas engañarnos con la rubia.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Jajajaja, con un verano así quien perdona a una rubia de esas, mi estimado Angel. Muy ocurrente tu relato. A lo mejor, después de apartar tu boca del muy, muy muy largo trago, pensaste: "se llamaba", jejeje. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  6. Ahh, Miguel Ángel, que recuerdos de mis veranos adolescentes. Fuimos nosotros, en los 80´s los que inventamos el botellón. Refreshhhhcante micro.

    ResponderEliminar
  7. Pequeños placeres de la vida, qué satisfacción y felicidad!! :) Por cierto, qué fue de la rubia?? :P

    Muy bueno Miguel Ángel, me has hecho sonreir.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  8. jajajajajajja!! Bajo el calor abrasador, qué mejor que una rubia para aplacar el calentón!! Vivan los dobles sentidos!! :)

    ResponderEliminar