martes, 31 de marzo de 2015

Pleamar (Detalles)


¿Te has sentido tan frágil como el más delgado de los cristales? ¿Tanto que pareciera que el sutil aleteo de una mariposa fuera capaz de partirte en mil pedazos? ¿Que un tenue rayo de sol en otoño te evaporaría como a una gota de rocío? ¿Que sonreír es la más utópica de las quimeras? ¿Que ni llorar puedes por que te faltan fuerzas?

Y entonces:

¿Te has fijado en esa criatura que aletea, tan frágil como ninguna, tan bella? ¿En ese cálido rayo de sol que es un regalo en esa época del año? ¿En esa gota de rocío que junto a otras mil perlan el paisaje disfrazándolo de joyas?

Y sonríes de ilusión. Te sientes vivo y te alegras. Inspiras con fuerza y eres el ser más dichoso de la tierra.

Y gritas. Y caen tus lágrimas de felicidad...

8 comentarios:

  1. Me encantan tus detalles. Un relato que te deja con buen sabor de boca. Genial. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. momentos de momentos,no pude evitar pensar en unas lineas de Porfirio Barba Jacob "hay dias que somos tan móviles tan móviles"...mi extraña mezcla de tus lineas con aquel poema se debe a que hay dias que no puedo evitar sentirme así frágil...o hay dias que nos sentimos "lugubres" segun aquel poema...tus lineas a la vez sin duda pienso en la fragilidad y casi intocable que nos sentimos los seres humanos...no sé si ,si...me llego el mensaje diferente pero así me llegó tu relato al corazón...Gracias me encantóXD besos!!

    ResponderEliminar
  3. Tus letras también gritan extasiadas.

    ResponderEliminar
  4. Hola Miguel, precioso micro, aun en el dolor y en el mas oscuro y profundo hoyo en el que uno pueda caer, siempre hay un rinconcito para la ilusión de sentirse vivo.
    Feliz martes y que bueno verte de nuevo por aquí.

    ResponderEliminar
  5. Cargado de sentimientos. Cuántas veces me habré sentido igual de perdida y desesperada, hasta encontrar ese rayo de luz que ilumina mi vida con esa fuerza que describes...
    Muy bueno, como es habitual ;) Me ha encantado!
    Un abrazo bien fuerte!!

    ResponderEliminar
  6. Precioso Miguel Ángel. Sentirse vivo es sentirse vulnerable. Me ha encantado la pregunta "¿Qué ni llorar puedes porque te faltan fuerzas?", es muy la realidad que nos ha tocado :) Muy poético y una maravilla. Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Hola Miguel Ángel,
    Siempre me sorprendes, amigo mío. En esta ocasión, la sensibilidad literaria que nos brindas con esta reflexión es directamente proporcional a los sentimientos de identificación que proyecta en el lector. Me he sentido como cuando era niña y aceptaba las cosas sin rechistar, como esa mariposa que aletea, tan frágil como ninguna, tan bella...¡¡Precioso!!.
    Besos blogueros

    ResponderEliminar
  8. Una narración impecable para un profundo y sensible micro, Miguel. Siempre sorprendes con la versatilidad de tus palabras.

    ResponderEliminar