jueves, 9 de abril de 2015

Money



Hoy vengo a ver a Shandy. Sí hoy, no soy hombre de una sola mujer. De hecho, este último año he estado con muchas. Conozco sus historias:

Amira, cruzó el estrecho en una patera en la que perdió a familiares y amigos. Ahora está sola. Bueno, me tiene a mí... y a alguno más.

Mihaela, en algún lugar de Rumanía su familia está amenazada y no puede volver. Echa de menos a su pequeño que quedó allí.

Carlota, la sevillana, tiene un problema con la coca. No anda nada bien.

Malai, de dieciseis años. Me sentí algo mal cuando supe su edad pero ella me explicó que, en Tailandia, no es como aquí en ese aspecto.

Nikari fue raptada por los Yakuza en Japón, después consiguió escapar hasta aquí, donde vive escondida.

Raquel, Samantha, Pilar, Marian... Todas cargadas de tragedias, con una vida penosa y cruel, desesperadas. Pero, cuando me ven, sonríen y fingen ser felices. Porque yo soy el cliente, soy quien paga.

¿Quién dijo que el dinero no da la felicidad?

15 comentarios:

  1. Tremendo Miguel Ángel. Creo que es relativo porque cuando se ha perdido todo, ¿el obtener unas monedas sería felicidad? Yo creo que no, que sólo es un estado de consuelo porque no hay más salida. Quizás los que tenemos salido somos los que pensamos que el dinero si la da. Es como la expresión de "prefiero llorar en un ferrari", jaja. Muy bueno, un abrazo

    ResponderEliminar
  2. El dinero: papeles sin valor, sobrevalorados. la felicidad: estado del alma, infravalorado. Justo ahora estoy escribiendo un relato sobre estos aspectos, muy buen micro, con la critica social de la mano de un fina ironía :)
    Abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Bueno, dicen que el dinero no te lleva a la felicidad pero te deja a una cuadra... y cuando la desesperación se mezcla con necesidad, las decisiones pueden ser difíciles; quien piense que una dama de compañía lleva una vida fácil, es porque no conoce ese submundo. Un relato humano, mi estimado Miguel, muy bueno. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. El dinero puede traer una felicidad ajena a la realidad.
    Saludos y aviso que pase para quedarme.

    ResponderEliminar
  5. :p para mí que el es el más infelz, dinero felicidad.para mi tienen un fino y gran lazo...dejando mucho que pensar con tu escrito ,aunque el tema es común siempre será un vigente dilema.
    te dejo chocobesitos!

    ResponderEliminar
  6. Estupendo micro, tan corto como incisivo. Terribles lacras de nuestra sociedad la esclavitud y la prostitución que tan bien retratas en tu texto. Me gusta la voz oscura y siniestra del protagonista, muy a mi pesar...

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  7. Desgarrador micro, Miguel. A pesar de que lo que hace el protagonista no es nada de lo que presumir, él parece que lo hace, pues cree que las está dando felicidad con su dinero, pero es algo muy complicado lo que deben de sentir esas pobres mujeres, imagino.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Triste micro relato Miguel, reflejando la dureza de vidas de mujeres que no tienen nada más a lo que agarrarse que fingir una sonrisa.
    Aunque al final se te quedan las ganas de preguntar en tu relato en esa terrible competición de infelicidad¿quién es más infeliz?
    Saludos

    ResponderEliminar
  9. muy bueno el relato, pones en tela de juicio la felicidad y la empatía.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Enorme micro denuncia de lamentable realidad, una pregunta irónica por parte del autor, sentida por el protagonista, una respuesta evidente, un texto audaz e incisivo.
    El dinero no da la felicidad, solo cubre la necesidad y por ello somos esclavos de él.
    Saludos compañero.

    ResponderEliminar
  11. Hola Miguel Ángel,
    Hay que entender las situaciones en sus particulares contextos, aunque creo que la mayoría de mujeres que se dedican a la prostitución lo hacen en condiciones de semi-esclavitud, también las consideradas de alto standing se encuentran igualmente explotadas, porque algo tienen que entregar a cambio, aunque sea una porción de libre albedrío o de libertad, quizá también financieramente tengan con quien ajustar cuentas. Pero, en definitiva, el dinero claro que no hace la felicidad, hay múltiples determinaciones que influyen en ello y no creo que sea un bien material, aunque ayude a sobrellevar la vida. Hay que buscar en los diferentes estados del alma. Sin embargo, todo depende del precio que tengas que pagar y la cuota de independencia que pierdas.
    Una micro realmente crítica, ácida, mordaz, que urga el dedo en la llaga. Excelente, brillante, maestro.
    Un beso

    ResponderEliminar
  12. ¡Aiiix! Miguel Ángel...
    A mí tu micro me ha resultado super triste... Denuncias con Letras situaciones muy reales, con esa forma tan tuya y especial que a mí siempre me recuerda a jugar a los contrarios... Aunque no sé si me explico muy bien...
    En fin... Me temo que no hay una respuesta contundente para esa pregunta... ¿Da el dinero la felicidad? Sí y no... Y es un asco total... U.u
    En cuanto a las Chicas... ¿Qué decir? Se me estruja el Corazón...
    ¡Besitos! ;)

    ResponderEliminar
  13. Simple y efectivo. Tengo una pregunta, ¿las imágenes son tuyas? lo digo porque me da la sensación de que tú las creaste y porque me parecen fascinantes. En fin, te saludo nuevamente.

    ResponderEliminar
  14. No has reflejado, ni más ni menos, que una triste realidad. Y esa frase final, culmina el relato de forma contundente.
    "¿Quién dijo que el dinero no da la felicidad?"
    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  15. Bien Miguel.
    Irónico, divertido y a la vez reflexivo.
    Muy buen trabajo amigo.
    Abrazo

    ResponderEliminar