sábado, 31 de octubre de 2015

Corazón de chapapote


El del negro corazón me llaman, el del alma envenenada; los que saben de mí, han escuchado o han leído, muy pocos son los que me conocen.
No me conocen pero no están equivocados. Mi corazón es negro como negra es la soledad cuando atenaza en las sienes. Mi alma arranca el deseo de vida de raíz, quita su rastro, borra su recuerdo. Causo tanto dolor que los hombres han preferido olvidar mi nombre, más temido que el nombre de la propia muerte. Pero yo no soy malvado, es mi amor el que hace daño porque es un amor tan puro que duele y mata.
Cuando yo amo, el tiempo se para y nunca anochece, el sol templa la piel a la exacta temperatura del bienestar, se perciben colores nuevos que nunca se imaginaron y el dolor y la pena huyen a la tierra del olvido. Cuando yo amo el placer se desboca, los ojos se llenan de luz y el cuerpo de sensaciones que ni la más potente de las drogas conseguiría aflorar. Cuando yo amo, la mirada se llena de mí, de mi cuerpo perfecto, de mi rostro impecable, de mi sonrisa...
Mi sonrisa es un viaje más allá de ese paraíso que predica el sacerdote, es el jardín privado del Rey, es el Edén mimado de un Dios. Y podría continuar explicando lo que es sentir mi sexo cuando amo, podría buscar esas palabras, esas imágenes, esas sensaciones; perfectas, preciosas, grandiosas... No las encontraría, mi sexo es inexplicable e inimaginable.
Es cuando dejo de amar que se cae al más oscuro y profundo de los avernos, a la más negra oscuridad. Es cuando palabras pronunciadas vanamente cobran su verdadero y terrorífico sentido: desconsuelo, amargura, fealdad... Cuando dejo de amar y me alejo como un barco en alta mar, después de entregarse en un apasionado abrazo a una playa preciosa, dejando su negra huella de muerte.  No decido cuando amo o dejo de amar. No se elije el amor. Yo no soy malvado.

6 comentarios:

  1. Una descripción fabulosa, te lleva en volandas por todo el texto casi sin dejarte respirar. Me ha encantado, tiene ritmo y engancha. Soberbio, vamos, que me he quedado sin palabras y mira que eso tiene tela. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  2. Ains! me has robado el corazón,con detalle me has paseado por un alma, a mi ver, deliciosa y supremamente intensa ,especial!tierno y conciso escrito, pues me has dejado suspirando por lo que se vislumbra. Gracias por escribir así. como siempre dejo chocobesos en la mesita.

    ResponderEliminar
  3. Wow... Sin palabras me has dejado. Sería grandioso sentir un amor así, ¿verdad? Aunque no tanto la soledad, con su "desconsuelo, amargura, fealdad..."

    Me ha encantado ^^ Como todo lo que sale de tu pluma. ¡Un abrazote! Y que pases una gran semana :D

    ResponderEliminar
  4. Ver pasar el amor por todo lo alto, sentirlo y disfrutarlo. Me ha parecido estupendo como lo has interpretado.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Muy buen texto, rotundo, potente... Saludos!!!

    ResponderEliminar
  6. Gracias amigos, así sólo conseguiréis que continúe dándoos la brasa con mis relatos por toda la eternidad. Un abrazo agradecido!!!

    ResponderEliminar