miércoles, 16 de marzo de 2016

La voz del bosque


Ya lo sientes próximo y te va a dar alcance. Dentro del bosque, su paso no es tan raudo ni tan pesado tu caminar. El frescor del musgo y la flora atenúan tu desaliento y también hacen mella en su óptima forma.
Hace largas horas que no vuelves la cabeza y ahora, al mirar atrás, descubres los árboles deshojados, secos, negros como las noches; yermo el suelo y el cielo... gris como el cemento, ácido de sulfatos y monóxido, como en tus pesadillas.
Ahora lo sabes, tu huida ha provocado ese avance destructivo a lo largo de vuestra desesperada persecución. Él vino de otro mundo en tu busca y ha desolado el tuyo sólo para alcanzarte. Te detienes, para detener así la destrucción de tu amado bosque y ser solamente tú el destruido. En ese preciso momento, por encima de los riscos, de las cimas, lo escuchas: Es un zumbido amable, un huracán que acaricia, las voces de los árboles, de la hierba y de la tierra. Ahora eres consciente de que tú eres parte del bosque, eres su corazón. El bosque te cuenta el secreto. Sois el poder, la energía, la eternidad. Y nada ni nadie de este u otro mundo os puede derrotar.
Miras a su semblante, descubres el miedo en su interior, el miedo al bosque y a su corazón, pues él ahora entiende que la profecía de su muerte a tus manos se cumplirá, por más que la intentó evitar.

6 comentarios:

  1. El bosque ya no puede hacer nada por evitar su triste destino, algo tan real que no sólo pertenece al ámbito de la Literatura. Aunque triste, es un hermoso relato en prosa poética, querido Miguel Ángel. Besos y feliz semana :-))

    ResponderEliminar
  2. Es triste pensar que se cumplirá esa profecía del bosque. Me ha gustado tu forma de expresarlo, Miguel Ángel.
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. Debe ser terrible echar la vista atrás y sentirte responsable de la desolación que quedó a tu paso, de la destrucción sin sentido. Suerte que tu protagonista, en un gesto de valentía, detuvo su avance y escuchó lo que el bosque tenía que decir...

    Un buen micro, me ha gustado mucho, Miguel Ángel :)

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  4. Bienvenido a la tierra del que observa...

    ResponderEliminar
  5. Bienvenido a la tierra del que observa...

    ResponderEliminar