martes, 4 de agosto de 2015

Los malditos

 No sé como lo han conseguido pero están dentro de mí, de mi mente. Se han apoderado de mis pensamientos, de mi voluntad. Ya no puedo concentrarme en nada, siempre están ahí, en mi cerebro, carcomiendo cada idea y provocando que necesite brindarles todo lo que tengo dentro como si me desangrara a sus pies. En lo quiera que piense están ellos, malditos. Se que ha sido mi culpa pues yo los dejé entrar. Les abrí la puerta a mi cabeza y ahora habitan en ella. He intentado irme, alejarme, dejarlos fuera pero siguen ahí y sé que ya nunca se irán. Siempre estarán dentro. ¡Malditos!
Ellos, sus malditos escritos y sus malditos comentarios bajo los míos.

11 comentarios:

  1. Genial, no me esperaba ese final. Me ha encantado. Esos malditos nos perseguirán siempre. Los hemos dejado entrar y ahora difícilmente los dejaremos salir. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Jeje, menudos malditos más crueles, ¿eh? Un micro muy bueno e inesperado ;)
    ¡Un abrazo! ^^

    ResponderEliminar
  3. jajaja, muy bueno Miguel. Me recordó al tema de: "Nooooo, no es amooooor. Lo que tú sientes se llama obsesióóón"! Por supuesto que en versión heavy (mejor). Besos mozo

    ResponderEliminar
  4. Creo que esta amenzando a gente de estos lares (especialmente a los comentarios superiores entiendo), me alegra no estar involucrada xD.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  5. La musa no es algo asi? las personas que escribimos somos capaces de sangrar aquello que nos aterra, la forma en como amamos, odiamos, vivimos, las fobias, la alegria, el placer....aquello que se arremolina a los pies de nuestras mentes y nuestra forma de sentir hacen que nazcan esas palabras que transmiten... Qué siempre esten en ti esos "malditos" te hacen particular.

    ResponderEliminar
  6. Totalmente inesperado el final, Miguel. Una genialidad de micro.
    Me has hecho sonreír.
    Abrazo grande!

    ResponderEliminar
  7. Pues... Creo que tu Blog está muy indignado... Eso... ¡O no digiere bien las Letras! ¡Vete tú a saber! ;P
    Es que... Tras volver a leerlo, con es final tan de quedarse así o.U, me ha dado por imaginar al Pobrete, sentando en un butacón, fumándose un piti y parlamentando contigo... ;)
    ¡Muy Original, Miguel Ángel!

    ResponderEliminar
  8. Excelente relato con inesperado final.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. ¡Malditos! ¡Desde luego! Frenético microrrelato con un desenlace que te pilla desprevenido y provoca el aplauso unísono de todos y cada uno de nosotros. Una genial idea y extraordinaria ejecución.
    Abrazo grande, compañero.

    ResponderEliminar
  10. Una magnífica gran historia concentrada que dice mucho de los que escriben y los que leen (que va y resulta que salimos todos respondones, comentaristas obsesivos, jajaja)
    Excelente micro, amigo. Como dicen los compis, coincidimos en que tienes una imaginación del copón y sin lugar a dudas tus finales son desconcertantemente geniales. Me encantó, me encanto y me encantó...
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Por fin. ..te leo. ..

    ResponderEliminar