martes, 12 de agosto de 2014

Sweet dreams, Sarah.

Él lo sabe.
-Sarah. ¿Estás teniendo esas horribles pesadillas, verdad?
Papá sabe que han vuelto mis sueños. Me nota triste al despertar y por la tarde, al recogerme del colegio, le extraña que tan pronto me quiera ir a acostar.
-¿Estás cansada? ¿Es que no duermes bien?
Yo no contesto. Si le contara la verdad me llevaría de nuevo al Dr. Lauper. Es un psiquiatra infantil, sus técnicas son radicales y revolucionarias. Él siempre consigue que los niños dejen de tener pesadillas.Recuerdo su cara de terror cuando les contaba mis sueños. Sobretodo la pimera vez.
-Bueno Sarah ¿Quieres contarme lo que sueñas?- Me preguntó el doctor.
-Sueño que estoy en un bosque, de noche. Avanzo entre la niebla mientras los árboles me miran con sus ojos profundos. Algunos me quieren tocar con sus ramas en forma de garras. Y se oyen llantos de niños y gritos de mujer. Susurros me llaman por mi nombre, riendo. Un ser con cuernos retorcidos y ojos brillantes como brasas se acerca a mí, me toca, me besa con sus labios quebrados y sus dientes sanguinolentos. Y me lleva a un lugar donde los niños mueren a los ojos de sus madres.
-¡Mira la enfermedad, Sarah! ¿Te gusta? Ja, Ja, Ja, Ja, Ja.- Su voz y su risa son como truenos en la tormenta, sus ojos malignos desafían a los relampagos que iluminan el bosque. Después, despierto y corro la cortina; entra la luz y veo la calle llena de gente, las tiendas, los coches; los niños sonríen paseando con sus mamás que alegres los miran jugar.
- Muy bien Sarah. Y entonces te sientes mejor ¿Verdad?
- No. Entonces quiero volver a soñar con mi bello bosque de tinieblas.

16 comentarios:

  1. Uffff!!! Qué escalofrío. Me has dejado tiesa y muy sorprendia. Muy bueno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ana Lía, la verdad es que los niños estan muy cambiados últimemente.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Muy buen microrrelato y muy agradable Sarah.

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno. Quedé sorprendio, no caigo del asombro. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, esa era la idea, así que: Prueba superada! Muchas gracias David!

      Eliminar
  4. Vaya, interesante niña esa Sarah.Buenísimo micro.

    ResponderEliminar
  5. Gracias Carlo, por dedicarme tu tiempo. Sara sabe lo que quiere, desde luego. Me alegro de que te gustara!

    ResponderEliminar
  6. shit!! :( aisshh ..en mis epocas de nana:P con una sarita así, salia disparada por la puerta...niña mala! jijiji
    te dejo besos de chocolate y caramelo,muchos!! por tan buen micro:p

    ResponderEliminar
  7. Esa pequeña Sarah me recuerda algo, un refugio negro contra una realidad más negra aun. Me encantó tu micro.
    Abrazo!!

    ResponderEliminar
  8. Un gran microrelato Miguel Angel, inquietante todos y cada uno de los personajes.
    el padre, el psiquiatra y Sara...¿Que decir de Sara?. Es distinta.
    Abrazo señor.

    ResponderEliminar
  9. Un final sorprendente e inquietante, querido Miguel Ángel. Estupendo micro, muy muy bueno. Besos y feliz semana!

    ResponderEliminar
  10. Me dejó inquieto. Muy pero muy bueno, tu blog se ve interesante, me pasaré un rato leyendo más de tus relatos. Saludos y cuando tengas tiempo, te invito a mi rincón: http://enelrinconmasoscuro.blogspot.com/.

    ResponderEliminar
  11. Una niña compleja que no es tan dulce ni inocente como parecía al principio. Aterrador y escalofriante este micro...
    Un saludo, Miguel.

    ResponderEliminar
  12. Después de leerlo, solo espero que mis hijas no me digan eso nunca. Escalofriante.

    ResponderEliminar
  13. Puuues... A mí esta frase "Un ser con cuernos retorcidos y ojos brillantes como brasas se acerca a mí, me toca, me besa con sus labios quebrados y sus dientes sanguinolentos" describiendo la pesadilla de la Peque, me hace pensar en abusos y maltratos... La luz, el nuevo día, las sonrisas de las mamis y una pesadilla real que comienza al despertar...
    Esa es mi interpretación u.u
    ¡Besis! ;)

    ResponderEliminar