viernes, 30 de octubre de 2015

Mundos diferentes

Somos tan diferentes... Y tan parecidos... Describo mi órbita desde hace tantos milenios...
Hablar de memoria no tiene sentido, ni siquiera de milenios. Para cualquier ser yo llevo aquí desde el origen de los tiempos, desde siempre. Sin embargo ya se va presintiendo que no voy a estar eternamente.
Ella no acaba de nacer pero es joven, teniendo en cuenta que estará viva tanto tiempo que ahora parece que será para siempre, inmortal. Ella es luz, calor, es vida. Y describe una órbita tan amplia que parece de otra galaxia.
Yo ya estoy contaminado, exprimido y erosionado por mi propia vida, casi caducado; ella, floreciendo, deslumbra. Ella es la energía en todo su esplendor, yo soy un planeta gris y ella una estrella ardiente.
Así, cada uno describe su camino, dibujando su elipse en el universo. Pero, cada unos cuantos miles de milenios, nuestros caminos se acercan. Y la puedo ver, luminosa, resplandeciente, lanzándome un guiño de luz. Sé y entiendo que ella no es para mí. Sé que nunca nuestras masas chocarán provocando una Explosión Cósmica de millones de colores psicodélicos que acabara en la formación de un agujero negro, túnel a otra dimensión. Sé que se apagaría conmigo y no sería justo. Pero, cada unos cuantos miles de milenios, nuestros caminos se acercan. Ella me lanza su guiño de luz y yo le lanzo mi infinita admiración, me regala la sonrisa de su fuego y... cada uno continúa en su órbita y me voy con su luz. Y con su calor que me dura unos miles de milenios, hasta que vuelvo a verla.

5 comentarios:

  1. Muchas gracias Miguel Ángel. Todos somos Luz y sombra.
    Te quiero guapo.

    ResponderEliminar
  2. Guauu, cuantos miles de milenios han de pasar para volver a verla.
    Me ha gustado mucho.;)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Un romance interplanetario... quién ha dicho que ellos no puedan enamorarse :)

    Muy bonito, Miguel Ángle, con cierto toque de nostalgia cósmica que engancha.

    ResponderEliminar
  4. Tan diferentes, tan distintos cada uno...

    Un beso dulce de seda.

    ResponderEliminar
  5. Hola Miguel Angel!!
    Ahora hacia días que no me pasaba por aquí!! Y qué bonito empezar con esta historia de amor cósmico!! Y casi parece que platónico ^^ Un texto muy bonito, de verdad ;)
    Voy a seguir leyendo alguna cosita más que he visto que no he leído aún, jeje
    Hasta ahora! :)

    ResponderEliminar