martes, 24 de mayo de 2016

La razón


Tantas veces acarició la cuchilla mi piel... pero no brotó el río escarlata hacia el final.
¿Fui cobarde?
No tengo miedo al dolor. ¡No a ese Dolor!
Encañoné mi sien. Y besé mi arma. Mas hubo un dedo tembloroso e inmóvil y no el estallido de la paz.
La soga y las píldoras pudieron llevarme pero luché en el último instante.
¿Si mis días grises y mi perfecta soledad me repugnan de tan aberrante manera, por qué me aferró a la vida?
Quizá aún poseo algo con valor que me retiene.
De ser así, será el tenue recuerdo de tu primera sonrisa, con el que despierto aliviado de mis noches de pesadilla.

20 comentarios:

  1. Comparto el sentimiento, cuando todo torna en gris solo la sonrisa más dulce puede aclarar el firmamento. Cuando se ausenta ni que se presente el sol, ni se pinten de venden los campos. El gris estará presente aun en su sangre, en su idea en su mente.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Comparto el sentimiento, cuando todo torna en gris solo la sonrisa más dulce puede aclarar el firmamento. Cuando se ausenta ni que se presente el sol, ni se pinten de venden los campos. El gris estará presente aun en su sangre, en su idea en su mente.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Un relato muy duro, una primera sonrisa siempre es especial.
    Genial.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Una sonrisa te puede salvar la vida, aunque solo sea su recuerdo.
    saludos

    ResponderEliminar
  5. Brutal micro. Tantas maneras de suicidarse y una sola cosa que detiene tal acto. El amor, el recuerdo de una sonrisa se impone. Lo brutal del micro es la forma en la que está escrito, impacto y alivio.
    Abrazo, Miguel.

    ResponderEliminar
  6. ¡Impactante! Creo que la valentía de buscar un por qué seguir adelante es la que detiene esos actos. Cuando se está sumido en la tristeza, esa que desgarra el alma, aunque exista gente alrededor, la soledad se apodera de la razón y ciega a tal punto, que se buscan esos escapes.
    Tal vez ese amor que se guarda es suficiente antídoto para la huída...
    Excelente para reflexionar Miguel.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. ¡Impactante! Creo que la valentía de buscar un por qué seguir adelante es la que detiene esos actos. Cuando se está sumido en la tristeza, esa que desgarra el alma, aunque exista gente alrededor, la soledad se apodera de la razón y ciega a tal punto, que se buscan esos escapes.
    Tal vez ese amor que se guarda es suficiente antídoto para la huída...
    Excelente para reflexionar Miguel.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Un micro muy brutal y solo una sonrisa o una palabra puede decidir no suicidarse. Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Un micro de impacto que te hace entender el poder del amor resumido en una sonrisa. Genial!

    ResponderEliminar
  10. De una manera u otra todos nos aferramos, a algo...
    Me encantó descubrirte.

    Un saludo, Miguel Ángel.

    ResponderEliminar
  11. ¡Cuánto poder de convicción tiene una sonrisa y más aún si en ese instante de desesperación es precisamente la única que nos puede salvar del desastre!
    Un micro donde el amor pone esa última palabra de esperanza.
    ¡Un abrazo y suerte en el concurso!

    ResponderEliminar
  12. Muy bueno, me ha encantado Miguel. Solemos olvidar el poder que tiene una sonrisa, y es muy cierto que no deberíamos hacerlo. Suerte que el pobre retiene ese precioso recuerdo ; )

    ResponderEliminar
  13. Brutal. Un relato brutal. Te aplaudo, compañero.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. Tantas razones para poner punto y final y solo una para quedarse, pero es una gran razón... :) Más que una sonrisa es una verdadera tabla de salvación. Me pregunto si su dueña será consciente de ello.

    Un gran micro, Miguel Ángel, me ha gustado mucho.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Muy bueno el retalo. Bueno pero duro, de los que a mí me gustan ;) Suerte en el concurso!! Un abrazo!

    ResponderEliminar
  16. Las sonrisas son poderosas. Ojalá supieramos prodigarlas más a menudo.
    Un abrazo y mucha suerte.

    ResponderEliminar
  17. Saludos, un fuerte y a la vez hermoso relato que muestra la fuerza del amor, que con el recuerdo de primera esa sonrisa le permite aferrarse a la vida. Éxitos y bendiciones!

    ResponderEliminar
  18. Dicen que la forma de suicidio más terrible es la de precipitarse al vacío. En esos segundos, es posible que aparezca el arrepentimiento cuando ya la decisión es irremediable. El instinto de supervivencia siempre lucha por buscar un motivo para vivir. Muy buen micro. Saludos!!!

    ResponderEliminar
  19. Dicen que la forma de suicidio más terrible es la de precipitarse al vacío. En esos segundos, es posible que aparezca el arrepentimiento cuando ya la decisión es irremediable. El instinto de supervivencia siempre lucha por buscar un motivo para vivir. Muy buen micro. Saludos!!!

    ResponderEliminar
  20. Quizá más que cobardía sea apego a la vida...no crees?? Muy bueno. Lo he compartido si no ti importa. Cordiales saludos Miguel Ángel.

    ResponderEliminar