viernes, 22 de agosto de 2014

Objetivo Mesías


Él siempre estuvo en el punto de mira. Desde el principio.
Estuvo en el punto de mira cuando el director comercial de su empresa, necesitó un hombre con carisma y dotes de liderazgo para emprender una campaña que prometía unos beneficios escandalosos.
Cuando la empresa fue denunciada por fraude, pues la susodicha campaña vulneraba en numerosos puntos los derechos de los consumidores; él volvió a estar en el punto de mira, esta vez del departamento jurídico. Era un gran comunicador, decían de él, orador incluso; estuvo al frente de las negociaciones con los damnificados, los trató con tal dedicación que muchos de ellos se conformaron con importes mucho menores de lo que les correspondía, sorprendió su empatía. Fue entonces cuando estuvo en el punto de mira de la fundación que llevaba el mismo nombre de la multinacional en que trabajaba. Ésta fundación manejaba unas subvenciones gubernamentales millonarias pero... él ya estaba en otro punto de mira; los medios habían encontrado un filón, las hazañas de este carismático personaje encantaban, llenaban extensos espacios televisivos. Cualquier contenido en la Web que oliera a este nuevo mesías, sufría una lluvia de visitas desorbitada. La publicidad también le tenía en su punto de mira, se movía mucho dinero a su alrededor.

*******

Una vez enalzado a lo más alto, para beneficio de todas las partes que lo habían tenido en su punto de mira, empezó a escucharse su verdadero discurso:
Era un discurso que miles, millones de personas tenían en su punto de mira, escuchaban atentamente, reflexionando en cada idea, poniendo en práctica sus enseñanzas.
De nuevo estuvo en el punto de mira de los primeros, que veían como sus fieles iban cambiando de modo de vida, con el inconveniente de que este cambio estaba muy directamente relacionado con un descenso del consumo que consideraron peligroso. Sus fieles no eran consumidores convulsivos, no anhelaban los grandes lujos, eran austeros y compartían los bienes... y eran millones de personas.
Por eso, él, está ahora en el punto de mira de mi fusil. Los que me pagan, pagan muy bien.

14 comentarios:

  1. Este relato es una preciosidad tanto en la forma como en el contenido.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Siempre son interesantes los temas que tocas y son buenos los giros de tus relatos.
    Abrazo

    ResponderEliminar
  3. Aunque parezca ficción, hay mucho de realidad en tu relato, porque a todos los que buscan el bien común de la humanidad se les encañona y asesina, es así, porque ellos impedirían que medrasen los poderosos, como de hecho hacen.

    Comparto tu estupendo relato, Miguel Ángel, y te dejo besos y mis mejores deseos para el finde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, tristemente yo también creo que la realidad senparece bastante a esto. Y lo peor es que nunca cambiará. Gracias Dalia!

      Eliminar
  4. No sé por qué me ha venido a la cabeza Pablo Iglesias. Muy bueno!!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :D Espero que el pobre Pablo no se encuentre nunca encañonado así!!! :D Gracias Lía!

      Eliminar
  5. Qué bien hilado Miguel Ángel. Muy bueno el giro de este relato, siempre lo haces muy bien, pero en este particularmente me ha encantado ese final! Olé! :)
    Un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus alagos Ángela! me alegra que te haya gustado! Y me anima mucho!

      Eliminar
  6. En el mundo del metálico, cuando algo atenta contra las ganancias, buscan la manera de contrarrestarlo y no solo en ese mundo, en todos los aspectos es así, cuando los poderoso ven amenazada su posición por un liderazgo mesiánico, buscan acabar con el peligro que eso representa para ellos, así como le pasa a tu mesías moderno. Un relato que llama a la reflexión y con un giro interesante, así como su propuesta, Me gustó mucho, Miguel Ángel, te felicito. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Alfonso, el dinero es el nuevo Dios, y a él se le rinde pleitesía es estos tiempos... Gracias por tu comentario y tus alagos!

      Eliminar
  7. Cuentas y cuentas con las palabras justas, ni más ni menos, sin necesitar de grandilocuencias. Logras cautivar en la misma medida que lo hace el personaje, que cautiva a su asesino. Pero ya se sabe, la pela es la pela. Me ha encantado.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Nel! es verdad que me extiendo poco, no se si es bueno o malo, desde luego si consigo lectores de tu nivel,estoy más que satisfecho!!!

      Eliminar