lunes, 3 de noviembre de 2014

Una lectura apasionada de la vida

El muchacho se quedó embobado ante aquella visión, si algo lo distinguía del resto de los niños era su pasión por la lectura; ahora, al encontrar aquella gigantesca biblioteca en esa mansión abandonada, era cuando sentía que empezaba la verdadera aventura. Eligió para esa tarde, de todos, el más grueso de los libros; bien sabía que en las horas de que disponía tendría tiempo suficiente para leerlo completo. Él era así, cuando cogía un libro no podía evitar leerlo de un tirón, leía muy deprisa pero muy atento, leía la historia como si la estuviera viviendo. Además del tamaño, le llamó la atención el titulo: La vida.
Comenzaba el libro con el nacimiento del protagonista e iba contando su historia. Era una historia nada fantástica, era tan realista que el muchacho enseguida se sintió fuertemente identificado en el personaje, un niño apasionado por la lectura como él. Esto provocó que leyera con más dedicación, con prisa, con una curiosadad poco menos que ansiosa.
Así pasaron varias horas y el muchacho ya estaba leyendo las desventuras de un hombre bien entrado en la madurez, un hombre estudioso, culto y ampliamente formado por su dedicación a los libros. Fue entonces cuando reparó en que la piel de sus mejillas ya no era suave; un vello grueso le daba la textura rugosa de quien necesita un buen afeitado. Su corazón sintió la oscuridad de algo maligno, miró sus manos que ya no eran las de un niño y entendió que algo horrible le estaba sucediendo pero... ni por un segundo paso por su mente la idea de dejar de leer ese libro que lo tenía totalmente absorto.
Continuó leyendo lo que eran las memorias de un famoso literato, mientras las canas poblaban su cabello, adivinó que era su propia vida la que estaba pasando por esos párrafos en una pocas horas. Pero continuó hasta el final, aún sabiendo que la última página narraba el momento de su muerte.

18 comentarios:

  1. Leyó su propia vida, viviéndola en su imaginación en vez de vivirla a su tiempo, pero así pasa, hay libros que no puedes soltar hasta terminarlos aunque su final no te convenga, jejeje. Excelente, Miguel! Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Alonso, es cierto que hay lecturas que uno no dejaría así apcomo así. Cuando un libro te atrapa....

      Eliminar
  2. Imposible parar, es inevitable porque la curiosidad es así. Todos lo haríamos. Muy bueno. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si somos de leer, entenderemos a este muchacho como si hubiera encontrado su sueño. Su propia vida: un libro.

      Eliminar
  3. Genial relato, reflexivo y abierto a muchas interpretaciones.

    ResponderEliminar
  4. Enhorabuena Miguel por este relato...es tan veraz. Un beso muy fuerte!!! te echo de menos chavalote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me eches de menos, mis letras siempre están aquí. Gracias Laura!

      Eliminar
  5. Muy buen relato, querido Miguel Ángel, con esa última página inevitable. Besos y feliz semana, estos días apenas puedo entrar por aquí, pero hoy aprovecho y me place mucho reencontrarme con tan buenas lecturas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una fugaz visita tuya da para semanas sin agua ni alimentos. Eres una barrita energética. Gracias Mayte!

      Eliminar
  6. Una vida en tinta, el sueño de un apasionado hombre de la escritura, lector hasta la muerte. Se deja leer con miedo a acabarlo, pero su final inevitable te lleva de nuevo al comienzo. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así lo veo yo, como un sueño cumplido. dicen por ahí que no hay mayor maldición... Gracias Nel, Siempre un honor!

      Eliminar
  7. Estupendo relato que lleva al extremo la implicación en una historia, el amor incondicional por un buen libro... cueste lo que cueste! Me ha gustado mucho, gracias por compartirlo.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que este tema atraiga a lectores tan talentosos. Gracias Julia por pasarte y por tu amable comentario.

      Eliminar
  8. Hola Miguel Ángel.
    Genial tu historia. Me atrapó.
    Creo que si en verdad nos estuviera pasando entraríamos en pánico y tiraríamos el libro y saldríamos corriendo. ¡¡Qué miedo un libro así, poseído por el demonio!!
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :D Bueno, piensa que si tiras el libro, cuando acabe tu historia no quedará nada. Gracias Lucia! por adornar este espacio con tus letras.

      Eliminar
  9. Que gran idea. Absorto en su propia vida. Genial. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. No hay libro igual, este es único e irrepetible ( Obviando la teoría del eterno retorno ). Un libro, una vida, en tus manos, desde el inicio hasta el fin. En el relato dices " su propia vida estaba pasando por esos párrafos en una pocas horas" así que se trata de un libro maldito, la condena de leer en un corto periodo, la vida que no vas a poder experimentar, tan solo leer una síntesis de lo que hubiera sido y sucumbir a una vejez instantánea y una muerte prematura. Un relato fantástico, una idea muy buena plasmada de manera breve y fulminante.
    Abrazo, compañero.

    ResponderEliminar