lunes, 1 de diciembre de 2014

Cuento de Dickens 2.0 revisado

...Os lo juro! Ahí estaba yo, en el salón de mi casa, sin querer salir a pesar de que eran vísperas de navidad. De repente, salido de la nada, se presentó:

-Soy el fantasma de las hipotecas pasadas. Me recuerdas ¿Verdad? Grande y pesado. Inflado por la especulación y el desmedido consumismo de aquellos años. Pero me soportabas casi sin esfuerzo pues tu sueldo también estaba inflado a punto de reventar.

Estaba alucinado ante aquella presencia pero, aún así, abrí la carta ya que ponía "Muy Urgente":

Muy señor mío:

Nos complace enormemente comunicarle que, debido a los reiterativos impagos que se vienen produciendo por su parte desde que su inflado sueldo reventó, se ha procedido al embargo de la vivienda que habita pero nunca fue de usted. Por tanto, el próximo día 24 de Diciembre de 2014, deberá abandonar el inmueble.

Firmado:

El fantasma de las hipotecas presentes.

Así que... aquí estoy, celebrando la noche buena con vosotros debajo de este acogedor puente. Y todavía debo un montón de millones pero el fantasma de las hipotecas futuras no me va a ver el pelo... porque no tengo un duro.

-¡Tú sí que eres un fantasma! ¡Pasa el porro anda, que huele a uña!

7 comentarios:

  1. Y es que hemos vivido por encima de sus posibilidades... Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Al contrario que Nel, yo no creo que la gente haya vivido por encima de sus posibilidades en general. Hay gente que sí. Hay gente que ha condenado a sus padres. Hay gente engañada,.... En todo caso, gran relato y me lo tomo como humor negro. Me ha hecho gracia y me parece incluso positivo pensar que te pueden quitar todo (lo material) pero siempre seguirás adelante..... lo del porro fue muy gracioso incluso sin fumarlo
    Un abrazote

    ResponderEliminar
  3. Grande , grande relato. Me ha hecho reír y me encanta esa ironía. Yo también creo que si acaso, hemos vivido por encima de las posibilidades que nos han ofrecido esos mangantes...perdón políticos, que desgraciadamente vota el pueblo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Jajaja, la verdad es que es un relato de ficción de lo más realista, y de lo más terrorífico también, porque los fantasmas de las hipotecas se les aparecen a muchos y no sólo por las noches, últimamente es que no paran.
    Buen y original relato, querido Miguel Ángel. Besos y feliz semana.

    ResponderEliminar
  5. Eso sí que es actualizar un clásico! jajajajjaa.

    Aunque el tema es serio, hay que saber reírse de todo en esta vida, según el momento, y creo que tú lo has hecho muy bien. Con ingenio, con una pizca de mordacidad, con razones y sobre todo con sentido del humor. Estupendo cuento!!

    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  6. Una inmortal historia que ha sido reinventada muchísimas veces; sin embargo, hiciste una versión muy original y divertida.
    La mezquindad con el porro le da un cierre perfecto al relato.
    Muy bueno, Migue!

    ResponderEliminar
  7. No solo de las hipotecas, hay fantasmas de la sanidad, de la educación, de la deuda externa y los asuntos exteriores, de las pensiones, de los salarios...Desgraciadamente, los fantasmas de ahora viven con sueldos millonarios, privilegios y otras lindeces de gobierno.
    Muy acertado el paralelismo, real como la vida misma. Genial relato, Miguel ángel.
    Un abrazo

    ResponderEliminar