lunes, 26 de enero de 2015

Inspiración blanca.(Panacea)


Nos apeamos del tren en marcha. No corría demasiado y podíamos volar. Admiramos desde el cielo el bosque y las casas mas todos se iban alejando. ¿Es lo que quisimos? Yo no he sentido el frío pero la nieve quema y ahora estamos solos. Descubrimos muy tarde que también somos eslabones, pero nos oxidamos y la nuestra es la más tensa de las cadenas. Unos robustos barrotes se materializan infranqueables.  Los pasajeros nos miran desde la ventanilla, con lástima, pero hicimos tanto daño... Ha llegado el momento de caer. Somos los engañados.

* Dedicado a los amigos caídos

9 comentarios:

  1. Admirable prosa mi amigo.
    Poetica y sentida.
    Felicitaciones.
    Abrazo

    ResponderEliminar
  2. Siempre me ha gustado tu forma romantica ,para llevar casi que todo lo que escribes,me ha facinado mucho tu prosa con un drama tan sentido, te dejo besos de chocolate! siempre muy ag usto cuando visito tu blog.

    ResponderEliminar
  3. Nadie es libre y todo es una ilusión. Tremendo Miguel Ángel. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Muy buen relato Miguel, la locura visualiza formas de escapatoria.
    Abrazo!!

    ResponderEliminar
  5. Un texto dificil, Miguel Ángel, cargado de interpretaciones. Creer que somos libres y podemos volar, es la más cruel de las burlas. Quien sigue en el tren te mira con una mezcla de lastima e ironía. Bueno, muy bueno

    ResponderEliminar
  6. Muy buen micro, que invita a la reflexión y que se presta a múltiples lecturas. Besos y comparto. Feliz semana!

    ResponderEliminar
  7. Tu prosa se hace verso. Encontraría mil maneras de describirlo: melancólico, romántigo, desgarrador... todo ello junto y fusionado en perfecta armonía!
    Qué bien escribes, amigo!
    Un saludo!!

    ResponderEliminar
  8. Un excelente escrito que tiene múltiples lecturas, en el que puede sentirse ese salto (o intento de salto) a la libertad.
    Abrazo, Miguel!

    ResponderEliminar
  9. Aquí estoy como lo prometí Miguel Ángel
    De tu escrito me ha quedado una pregunta. ¿En realidad quienes son más libres? ¿Los que saltaron o los que se quedaron mirando en el tren? . Es para pensar...
    Excelente y gracias por recibirme. Un abrazo

    ResponderEliminar