domingo, 13 de marzo de 2016

Más allá del deber


Es aquí. Calle Bruselas esquina con Lima. Me ha llevado años pero, por fin, he comprendido y descifrado el complicado códice que utiliza para elegir el lugar y momento exacto en que asaltar a cada una de sus víctimas. Treinta y seis víctimas de violación en estos casi cinco años de andadura delictiva y demencial. Lo convertí en algo personal,  lo reconozco. De hecho, mi obsesiva persecución provocó que me expulsaran del cuerpo de policía.  Mi investigación se convirtió en algo muy complicado desde entonces. ¡Ni siquiera debería llevar revolver!  Por suerte, no he tenido que utilizarlo hasta ahora. Mis propios excompañeros habrían tenido que arrestarme. Sé que les hubiera dolido, me querían, sí, todos me querían...

Jamás pensé que mi carrera policial iba a acabar así, truncada por una obsesión enfermiza por encontrar al objetivo más famoso y perseguido de la historia del distrito. Por fin, mis desvelos han dado su fruto. Si bien he podido deducir que las victimas no son elegidas con anterioridad, no actúa convulsivamente como pensamos en un principio. Cada momento y cada lugar siguen una secuencia exacta creada por una fórmula logarítmica compleja. Y aquí estoy, en el lugar y minuto exactos para convertirme en la víctima treinta y siete de la hermosa violadora peliroja, como la llaman los otros treinta y seis.

10 comentarios:

  1. Ooooh! Gran final inesperado...en esas persecuciones hay un componente de atracción, sin duda :) Emocionante, Miguel Ángel II. Espero que no seas un clon, de alguna forma sé que eres tú pero como el mundo cambia tan rápido...ya no estoy segura de nada. Te dejo que tengo cosas que hacer, las vidas metódicas y planificadas son así. Fdo: La hermosa violadora pelirroja

    ResponderEliminar
  2. ¡¡Vaya, y yo que pensaba que quería deterla!! Un relato emocionante que nos hace empatizar con el perseguidor hasta el final. Sin duda la pelirroja, por sus métodos para elegir víctima y capacidad para quedar impune, debe ser una mujer especial...

    ¡Muy bueno, M. Ángel! :)

    ResponderEliminar
  3. No me esperaba este final...me ha encantado Miguel Angel!

    ResponderEliminar
  4. Un reato que te intriga hasta el final que nos desvela la pelirroja. Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Desde luego el final cambia el sentido de la historia. Muy bueno. Saludos

    ResponderEliminar
  6. Desde luego el final cambia el sentido de la historia. Muy bueno. Saludos

    ResponderEliminar
  7. Desde luego el final cambia el sentido de la historia. Muy bueno. Saludos

    ResponderEliminar
  8. Sublime en su misterioso inicio y su final trepidante y sorpresivo. Tras años de pesquisas y delirio policial él termina por ser la víctima número 37. Magistral!!

    ResponderEliminar